Publicado por en

QUÉ PASA SI EL EURÍBOR COTIZA EN NEGATIVO

El euríbor está a un paso, literalmente, de tocar el 0%, después de haber estrenado febrero con un valor del 0,010%. No solo roza la barrera psicológica del cero absoluto, sino que se sitúa más cerca que nunca de los tipos en negativo, terreno inexplorado que abre muchas incógnitas. En una situación de mercado normalizada, el euríbor a 12 meses, que se considera el tipo básico de referencia para el mercado hipotecario, suele situarse entre 25 y 50 puntos básicos por encima del precio oficial del dinero. Sin embargo, este enero el euríbor cerró con una tasa mensual del 0,042%, situándose por primera vez en la historia por debajo del precio oficial del dinero de la zona euro, congelado en el 0,05% desde septiembre de 2014. El índice cerró 2015 en el 0,059% después de haber logrado el hito de haber perforado a la baja la barrera del 0,10% en noviembre pasado. El descenso acumulado en el año fue del 80% (desde el 0,329% registrado en diciembre de 2014), lo que supuso la mayor caída registrada en la última década. Y la tendencia a la baja del euríbor continúa en lo que va de 2016, ante la expectativa de que el BCE saque más artillería para elevar la inflación en la zona euro. Cada vez más los expertos ven como una posibilidad más probable y real que llegue a situarse en tasas negativas. “Quizás tan pronto como antes de la próxima reunión del BCE, donde esperamos un anuncio de más quantitative easing (QE) y un recorte adicional del tipo de depósito, ahora en 0,3%”, sostiene José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citi en España. Desde Bankinter prevén que el índice alcance el ‐0,05% en el primer y segundo trimestre de 2016 para después volver a repuntar y terminar el ejercicio en el 0,10%. ¿Podría llegar un hipotecado a cobrar del banco por su hipoteca? Para Jaime Díez, analista de XTB, “será difícil llegar a límites en los que el banco tenga que pagar al hipotecado”. Tendría que consumirse todo el diferencial que la banca añade sobre el euríbor a 12 meses y que la suma entre ambos arrojase un interés negativo. El diferencial más bajo de la historia
fue el 0,17% que Deutsche Bank comercializó en 2009. Así, el euríbor de referencia tendría que llegar a cotizar por debajo del ‐0,17%, algo que los expertos ven difícil que ocurra. Desde el sector señalan que no existe ninguna normativa que regule los casos en los que los intereses de un préstamo hipotecario pasen a ser negativos. Pero, de llegar a producirse esa situación inédita, el sector entiende que “debería considerarse como un tipo cero, ya que desde el punto de vista teórico, no está en el espíritu de la ley de los contratos que haya que pagar por dar un préstamo”. Su visión es que “el dinero se deja a cambio de una remuneración. Tendría sentido que como mucho el cliente no pagase nada”. El País y La Razón informan también que el euríbor se queda a una centésima del 0%.
(Cinco Días. Página 20)